8 ago. 2013

Buena gente

No sé si serán los años, que me van haciendo más impertinente (soy joven, eh!!) pero lo cierto es cada vez soporto menos las malas formas, las malas caras, la poca educación.

En todos los ambitos de la vida, pero especialmente cuando tratas con gente cuyo trabajo es de cara al público. Llegar a la ventanilla del banco y que una señora te mire por encima de las gafas como si la estuvieses molestando, ir a pasar la ITV y que el señor que te da los formularios ni siquiera te mire cuando te está hablando, son cosas que suben mi nivel de mala leche hasta su cota más alta.

Y cuando eso pasa la que se pone desagradable con ellos soy yo. No, no me imaginéis montando un pollo, no soy así, simplemente pongo las cosas en su sitio. ¿Qué se han creido? el hecho de que a uno no le guste su trabajo o tenga un mal día no tiene que afectarnos a los demás. Que bastante tenemos con lo nuestro.

Sin embargo, hay ocasiones, muchas, en que te encuentras con todo lo contrario. Personas, súper agradables, serviciales, simpáticas, risueñas, dispuestas, entregadas y que te transmiten esa energia y ese positivismo.

Por ejemplo la señora de información del hospital al que fui ayer (nada grave, sigo dando vueltas con mi dedo roto) y que con su actitud me ha empujado a escribir este post (graciñas)

Lo curioso es que no me acostumbro, cada vez que me topo con gente así, siempre pienso: "Qué gusto, vaya mujer más maja".

En realidad no cuesta nada. Si sonreír y ser agradable es beneficioso para el que da y el que lo recibe. Con un "Buenos días" y una pizca de amabilidad las cosas fluyen con más naturalidad, se llega antes a un entendimiento y los tratos se cierran con mejor sensación (para el que cierre tratos, que desde luego no es mi caso :)


¿Sabéis esa gente que cae bien a todo el mundo? Muchas veces me he preguntado por qué. La conclusión negativa a la que llego es porque evitan los conflictos y no dicen las cosas como realmente son (cosa que odio profundamente).

Pero hay otra positiva, es que su actitud es siempre agradable, no se estresan, no se suelen enfadar, son bonachones y eso es de valorar, quizás deberíamos copiar algo o mucho de ellos.

En fin, que pongamos nuestro granito de arena, que seamos generosos y derrochemos educación y buen rollo, porque al fin y al cabo somos espejos y copiamos lo que la persona de enfrente transmite: Yo sonrío, tu también.

¿Qué opináis? ¿Montáis en cólera cuando os tienen formas no adecuadas? ¿No pensáis que deberíamos hacer ese pequeño esfuerzo?

Besitos.*Angela*

15 comentarios:

  1. Claro que sí, hay personas que parece que están perdonándote la vida cada vez que te hablan. Y otras que tiene ese aura de positivismo y bondad, que nos sorprende. La lástima es esa, que nos sorprendemos cuando encontramos gente así, cuando debería ser la tónica general. ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, a ver si poco a poco conseguimos que los que nos sorprendan sean los desagradables y no al revés :)
      Besitos

      Eliminar
  2. Tienes toda la razón del mundo!!! Hay muchas mas gente amable detrás de un mostrador que antipática, pero como se dice que una oveja negra amarga a todo el rebaño.
    Es agradable encontrarte con gente amable. Yo en mi trabajo lo intento ser y espero que la gente se vaya con un buen sabor de boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que se van encantados! Si esto es lo de siempre, los que hacen ruido son muy pocos, pero al final uno se queda con la sensación de que el mundo está lleno de gente desagradable y no es así

      Eliminar
  3. me siento muy identificada :)
    yo saludo, doy gracias, pido disculpas, miro a los ojos.. y me gusta que me traten igual!

    un ejemplo de mil que se vienen a la cabeza:

    en el gimnasio, cuando comparto una máquina con alguién, si soy yo la que he llegado después, me fijo en el peso que está usando y cuando acabo mi serie le dejo puesto ese mismo peso... mi monitor me llama bicho raro jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, te entiendo!! Yo hago lo mismo en el gimnasio!! vaya dos patas para un banco. No pido que la gente llegue a ese punto pero, jolín, a las cositas básicas sí, que es que no cuesta nada :)
      Besitos.

      Eliminar
  4. Pues estoy de acuerdo contigo, ¿Porque a veces tenemos que pagar nosotros con un mal día que tengan los demás? Ir a comprar a algun sitio y que te contesten en plan borde, por ejemplo... Pues eso a mi también me rebota :)

    Creo que volver a recoger los valores de nuestros padres y abuelos, en cuanto al respeto a los demás, y sobre todo a los mayores, sería un paso enorme para mejorar el mundo :)

    BesitoS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, y ya no sólo por educación, es que uno es más feliz si no vive con la cara de ajo todo el día!! A ver si conseguimos meternos eso en la cocorota! :)
      Un besito guapa

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo, me sorprende la mala educación que tiene la gente a veces... Y tienes razón en que hay otro tipo de personas completamente opuestas que son geniales y transmiten energía y positivismo. Yo intento ser de las segundas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la actitud. Yo también intento ser de las segundas, aunque en honor a la verdad...no siempre lo consigo :)

      Eliminar
  6. Pues es muy cierto... Es tan fácil ser amable, pedir las cosas con una sonrisa o por favor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cuesta nada y se gana muchísimo más que de otra manera
      Biquiños

      Eliminar
  7. llevas razón, parece que todo el mundo está cabreado y como tiene derecho a expresarse libremente, pues se creen que mostrando su cabreo asi no son falsos, y yo digo, que pasa que porque tengas derecho a mostrar tu opinión tienes que ser desagradable y borde?
    Por eso cuando doy con alguien que me atiende bien y que es simpática pues me encanta y en algunas ocasiones se lo he dicho a la persona. Como si en vez de extrañarnos la mala educación nos extrañara que nos traten bien.

    muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo curioso de todo esto. A ver cuando llega el día en que los que desentonan son los maleducados y desagradables y no al revés. Tiene tela que a las malas formas vivamos resignados y cuando encontremos gente agradable sea el hito del día :)
      Un besote

      Eliminar
  8. Odio infinito a ir a una ventanilla y encontrarte con Rotenmeyer!!!
    Yo trabajo de cara al público (y encima en un momento delicado) es VITAL ser amable, y si no...vete a picar a la mina que es un trabajo muy digno y no tienes que atender al público. Debería haber en los contratos una clausula por la cual quien tenga que atender a la gente tuviera la obligación de sonreir...hombreya!!
    VOCACION ES LO QUE FALTA!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...